Apartamentos de Turismo Rural en el Pirineo

ALOJAMIENTO TURISMO RURAL

Sobrarbe, además de comprender los 2200 kilómetros cuadrados más abruptos, salvajes y espectaculares de los Pirineos, es una comarca que está salpicada de maravillosos pueblecitos de montaña. Pueblos que, por su sencillez y pureza, enamoran a cualquiera.
Os voy a proponer diferentes rutas para conocer, no sólo todos estos pueblos, sino también sus gentes, sus paisajes y sus historias.

Unos de los recorridos más interesantes de esta zona es el que se realiza por el Valle del Cinca Alto.

Podéis comenzar la ruta en Laspuña, os recuerdo que, anualmente, en el mes de mayo revive su
larga tradición maderera con el descenso de las Nabatas. No dejéis de contemplar sus
maravillosas vistas desde su mirador al río Cinca, Monte Perdido y la Peña Montañesa. Por
esta incomparable situación, también es denominada el Balcón del Pirineo.

Es visita obligada acercarse a la ermita de Fuensanta, lugar donde, según cuenta la leyenda,
San Victorián hizo surgir una fuente de tres chorros y en el que, posteriormente, se
construyeron la fuente de piedra, la ermita y la casa del eremita.

A dos kilómetros, encontraréis Escalona, puerta de acceso a los valles de Añisclo y Escuaín. Por Escalona os podéis desviar para visitar pueblecitos como Puértolas (cuyos edificios más destacables son "La cárcel", Casa Superio y La Iglesia de San Vicente), Bestué y Escuaín; desde este último se accede a los miradores del río Yaga.
Volviendo a Escalona, recorriendo unos kilómetros en dirección a Francia, encontraréis un desvío para visitar Tella. Podréis hacer un atractivo circuito, la Ruta de las Ermitas. También, cerca del pueblo, con magníficas vistas, se encuentra el famoso dolmen y la Cueva del Oso Cavernario.
Retrocediendo a la carretera con dirección Francia, encontraréis varios pueblecitos que conforman el municipio de Tella-Sin. En Lafortunada podéis visitar el Museo Pirenaico y en Badaín su iglesia.
Podéis terminar este recorrido visitando Bielsa, sus calles, el Ayuntamiento, la iglesia, la Casa Consistorial y el Museo Etnológico. A escasos kilómetros, el túnel de Bielsa-Aragnouet comunica la comarca de Sobrarbe con Francia.

Otro recorrido de gran atractivo es el realizado por el Valle de Chistau (Bal de Chistau).
Gistaín es el pueblo más alto de esta comarca y uno de los pocos que cuenta con tres torres en su casco urbano. No se pierdan las vistas, a pocos metros del pueblo, desde el mirador de la Cruz de Puyadase. En San Juan de Plan se encuentra el Museo Etnológico que exhibe piezas y utensilios de otras épocas. A escasos metros de la carretera, tiene historia el Puen Pecadors. En la parte más baja y llana del valle, se halla Plan, un pueblo que ha sufrido importantes cambios en las últimas décadas pero, no por ello, ha perdido su encanto tradicional.
Sin, Señes y Serveto son conocidos como "la Comuna" debido a que, antiguamente, se unieron con el fin de fortalecerse.
El último pueblo de este valle es Saravillo, desde donde se puede acceder a uno de los parajes más bellos de la comarca, la Basa la Mora (o Ibón de Plan), lugar en el que, en la mágica noche de San Juan, según cuenta la leyenda, surge del agua una princesa mora.

Finalizaré este blog, explicando un último

recorrido, el que se puede realizar por el Valle de Vió.

Un valle bañado por los ríos Aso, Yesa y Bellosy parte de su territorio perteneciente al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.
El pueblo de Vió es un pequeño conjunto de construcciones tradicionales que da nombre al valle, visiten ahí la iglesia románica.
Muy cerca, Buerba, núcleo de similares dimensiones y tipología, donde llaman especialmente la atención sus chimeneas tradicionales.
Nerín, localidad donde se entremezclan arquitecturas modernas con tradicionales. Su edificio más interesante es, también, la iglesia.

Recorred las calles de Fanlo, encontraréis casas con historia y su iglesia gótica del siglo XVII. Yebaes un bello y armonioso conjunto de casas y huertos donde predominan los tejados de losa y la arquitectura típica. Es el acceso a La Solana, zona que se localiza en la margen izquierda del río Ara, un ejemplo de la despoblación sufrida desde mitad del siglo pasado. Papel importante en esta despoblación ocupó el proyecto de construcción del embalse de Jánovas, que pretendía inundar las mejores tierras del valle tras la expropiación. Giral, Burgasé, Campol, Sasé, Castellar

son, entre otros, pueblos deshabitado dispersos por La Solana. Sólo un caserío, San Martín de la Solana, está habitado en la actualidad. En las mismas puertas de Jánovas

se halla el Congosto, punto de gran interés geológico.

En mi opinión, éstas son unas bonitas e interesantes rutas que seguro sorprenderán a más de uno, por las peculiaridades y encantos de cada pueblo.